Partimos con un piso de herencia en el barrio Guindalera en Madrid cuyo imagen no corresponde con los gustos de su público objetivo de compradores (más joven).

Decidimos sobre los muebles a reutilizar y guardamos los que impiden una venta óptima.

Pintamos las paredes en un color más favorable y en línea con los elementos fijos de madera del piso para dar un primero soplo de aire fresco al ambiente. Añadimos unos muebles básicos de cartón de alta calidad que equilibramos con unas piezas de muebles reales. El juego de diferentes tonos de azul aplicados en la decoración “levanta” la paleta cromática base de color beige y marrón. Fue de gran impacto para este espacio el cambio de cortinas (gruesas) y unos estores por su versión más moderno y sobre todo más ligera para destacar la buena luz natural de la que dispone la vivienda.

Imágenes Antes/Después del proyecto

Pin It on Pinterest